KAFKA negro de tan preciso – resultado del proceso creativo

UNO
Duda

No se como voy a decir lo que quiero decir. No se si utilizar un lenguaje que me gusta y es rebuscado y complejo o bien utilizar uno que sea entendible y comprensible para todo el mundo.
No se a quien le quiero escribir esto, pero quiero que todos lo lean. No se si me importa lo que opinen posteriormente, pero si me importa que lo sienta mi grupo.
Quizás debería pensar menos y ser más, pero así soy, pensando soy más y no me puedo alejar de ello aunque a veces quisiera.
Así también fue nuestro proceso creativo.

DOS

Tiempo

Si me preguntaban en Abril de 2009 como definía al espectáculo que estaba por gestar, hubiera respondido que de eso se encargaría el tiempo. Y el tiempo pasó. Quince meses para ser mas exactos. Y el proyecto se estrenó, el 2 de Julio de 2010.
Si me preguntaban ahora, como definía al espectáculo que estaba por presentar, hubiera respondido que como una obra no convencional: teatro, proyecto artístico, algo parecido a la danza teatro sin serlo, no sé. Lo que sí sabía era que no se podía catalogar. Se presentaba con intenciones de ser un espacio donde para salir satisfecho había que tener la posibilidad de hacerse permeable.
Hoy, no solo se sucedió el estreno, también una segunda función, además pasaron los días, algunas críticas, 130 personas y la gran vorágine empieza a transformarse en paz, en calma, y así, las cosas se observan mejor.
También paso la duda o incertidumbre que genera el ser uno de los creadores de un “no se muy bien qué hicimos, pero me gusta y quiero compartirlo”.

TRES
Encuentro

Jueves 15 de Julio de 2010, a las 14.50, en un colectivo y yendo a buscar a mi primogénito al jardín, puedo aseverar que encontré una respuesta que me reconforta. Y lo que no sabía, ahora lo sé, lo tengo claro y me hace feliz.
Defino a nuestro espectáculo como una partida de ajedrez entre diversas corrientes estéticas y lenguajes expresivos. Comenzando con el realismo mágico a través de una proyección audiovisual donde se expone “Una confusión cotidiana”. Dando paso al teatro para exponer mediante el simbolismo “El paseo repentino”. Posteriormente, mediante un juego que nos ofrece el teatro de sombras, abrimos la imaginación al expresionismo de “Ante la ley” y cerramos con la expresión corporal de “Buitres” y su carácter surrealista. Entonces, cuatro estéticas, cuatro lenguajes, cuatro cuentos. Un autor. Y nosotros.
Con este preludio, donde se entiende que el resultado final obtenido no fue pre-concebido, sino producto de un trabajo conjunto a lo largo del tiempo, llego a comprender que lo hemos abordado como se debía, porque sino, jamás hubiéramos llegado a este resultado que habla por sobre todas las cosas de la identidad.

CUATRO
Claridad

Ahora explicar un poco lo que acabo de mencionar.
Siempre creí que se sentiría el sabor a Kafka al iniciar el espectáculo. Pero eso funciona para el público. Ellos van a sentirlo cuando comiencen a ingresar a la sala. Yo siento a Kafka antes, durante y después. Pero con sentirlo no alcanza, no es suficiente para el grupo.
Nosotros logramos algo mas importante, que es llegar a Kafka y al llegar es que el espectador lo puede sentir. Puedo asegurar que eso no es nada sencillo. Todo lo contrario.  Por qué?

CINCO
Parábola Kafkiana, la comunión de Kafka con el grupo y el proyecto.

El grupo sabe que tiene entre manos una propuesta no convencional y esto sucede por ser parte de una coyuntura de estéticas como las mencionadas en TRES.
En el proceso creativo parecía no entenderse hacia donde nos estábamos dirigiendo, pero hoy la realidad indica que eso fue absolutamente necesario para que en este momento nazca una identidad propia, muy definida y particular. Es así, se sabe cómo se llegó a donde se llegó, y eso, no es otra cosa que aprender. Esta retroalimentación clara es lo que importa y marca que fue el camino adecuado.
Los factores que generan esta nueva identidad no solo están basados en la convergencia de las corrientes, también se extirpa la palabra para dar paso al cuerpo, al gesto, al movimiento, a la voz como herramienta sonora y a la música instrumental.
Yo pregunto entonces, alguien conoce al autor de los cuentos que estamos trabajando? Pues bien, es alguien que fundamenta su obra en el drama del ser y la verdad, el drama de la identidad. Sí, identidad que hoy se asemeja mucho a la del proyecto, que insisto, fue generada por transitar el camino que transitó y cómo lo transitó.
Que paradoja no? Como podría haberse encarado todo esto de otra forma? Casualidad? No, en absoluto. “Resultado de”.

SEIS
El espectáculo

Con una invitación entonces a una partida de ajedrez entre corrientes estéticas y canales de expresión, encontramos una forma diferente de comprender un lenguaje escénico, realizando una jugada valiente al quitarle al autor sus letras y transformándolas en acción a través del alma de los actores.

Entiéndase o no, es un mimo al alma que uno debe permitirse recibir luego de tanto trabajo y tiempo dedicado por tantas personas.

Anuncios
  1. No trackbacks yet.

Disculpa, debes iniciar sesión para escribir un comentario.
A %d blogueros les gusta esto: