Archivo para 23 agosto 2010

Máscaras en fuga, de Mario Marino y Geraldine Seff, con dirección de Cintia Miraglia

En “El excéntrico de la 18”, se da cita “Máscaras en fuga”, ahí, en la calle Lerma 420 del barrio de Villa Crespo. A las 19.30 del domingo era la hora señalada para el comienzo de la función que finalmente lo hizo 19.50, pero los 20 minutos de espera valieron la pena para lo que estaba por verse.

Todo acontece en el interior de un tren, donde un guarda tiene como función avisar de la llegada del mismo a la estación y controlar pasaportes y tickets de los pasajeros, entre ellos, una fugitiva mujer que esconde el rostro entre sus cabellos, condición insuficiente para evitar el enamoramiento del guarda.

Sigue leyendo

Esa extraña forma de pasión, con dirección de Susana Torres Molina

Hace aproximadamente 2 meses terminé de escribir un proyecto de teatro físico sobre temática Auschwitz. Actualmente, estoy realizando una convocatoria para poder empezar a darle forma. Quizás sea por esto que he vuelto a ver teatro referente a procesos históricos desde que lo hice por última vez en el Centro Cultural Recoleta cuando se dio el comienzo de “Teatro por la identidad”.
Siempre pensé que el teatro de carácter social, aplica a cada ser humano, haya sido parte de lo que se esté exponiendo o no.

Sigue leyendo

Serán otros los ruidos, con dirección de Vivian Luz

Serán otros los ruidos

Photo: Alejandro Barbosa

Los Celebrantes, grupo que dirige Vivian Luz, nos invita a su nuevo espectáculo de danza-teatro, donde la comunicación, el amor y el congeniar de los cuerpos, se transforman en eje de subsistencia para atravesar ciertos procesos históricos desagradables que nos amenazan constantemente.

Sigue leyendo

El jefe de la estación y la bailarina – de la Compañía de teatro Dimitri, con dirección de Dimitri

Dimitri

A sus 7 años, Jakob Dimitri decidió que pintar su rostro iba a ser parte de su futuro, y vaya si lo logró, el suizo fue mundialmente reconocido como el payaso Dimitri.

Tuvo la suerte de nacer en una época que muchos del palo hoy en día podrían envidiar, ya que entre sus maestros se encuentra Etienne Decrox, quien entre otros había sido profesor de Marcel Marceau.

Finalizados sus estudios, y luego de ser contratado en 1959 por Louisse Maisse, se decidió a crear su acto propio, el cual fue recibido exitosamente durante el Festival Internacional de Mimo en 1962 en Berlín. En 1973 le llego el premio de Grock y apareció en New York en el Gran Circo Apple. Finalmente en 1995 fue incluido en el Salón Internacional de Payasos de la Fama. Para más información, pueden visitar su sitio web personal.

Luego de crear la obra “El payaso ha muerto, viva el payaso” para el evento de Festwochen en 1978, y debido al gran éxito que tuvo, creó la Compañía Dimitri.

Sigue leyendo